7 formas de limpiar azulejos y fregaderos con productos naturales

las mejores formas de limpiar azulejos

 

Nada hace que el baño o la cocina se vean peor que unos azulejos sucios. Estos tienden a albergar moho y hongos, que representan graves riesgos para la salud.

Aquí tienes todo lo que necesitas saber para dar a estas superficies de nuestro hogar una nueva vida, de manera natural.

 

Prevención del crecimiento de moho y hongos

Las cocinas y los baños son habitaciones calientes y llenas de vapor, lo que le da al moho la oportunidad perfecta para prosperar. Y la superficie porosa y desigual de la lechada es el lugar ideal para el crecimiento de este hongo.

Al reducir los niveles de humedad en estas habitaciones, reducirá el crecimiento de moho en el fregadero y en las superficies embaldosadas. Una limpieza rápida de las baldosas después de bañarse o cocinar puede ser todo lo que necesitas hacer para mantener a raya el crecimiento de moho. También puedes abrir ventanas o encender un extractor de aire o un deshumidificador.

La espuma de jabón, que se puede acumular con el uso de productos de limpieza convencionales y productos de cuidado personal, ayuda a que el moho y los hongos se adhieran a estas superficies y les permite multiplicarse rápidamente. Una aplicación regular de productos naturales ayudará en gran medida a eliminar este residuo.

 

Los peligros de la lejía

Como uno de los limpiadores más utilizados, la lejía es generalmente la primera línea de defensa contra el moho que aparece en el fregadero y los azulejos. También es increíblemente eficaz para eliminar la acumulación de residuos de jabón. Sin embargo, ¡la lejía tiene algunos efectos adversos que van más allá de decolorar la ropa!

Tal y como indica en la etiqueta, inhalar los humos de este líquido corrosivo puede irritar los ojos, la piel y el tracto respiratorio.

De hecho, un estudio de 2015 publicado en Occupational and Environmental Medicine sugiere que la exposición pasiva a la lejía en el hogar está relacionada con un mayor riesgo de que los niños desarrollen enfermedades e infecciones respiratorias. Se encontró que los niños que vivían en hogares que usaban cloro tenían un riesgo 20% más alto de gripe y un riesgo 35% más alto de amigdalitis recurrente.

Además, la lejía es tóxica para las vías fluviales y la vida acuática; proviene de la familia de sustancias químicas organocloradas que rara vez se encuentran en la naturaleza y que tardan siglos en descomponerse.

 

Alternativas naturales a la lejía

Para limpiar de manera efectiva las baldosas y la pica (con o sin lejía), es importante tener en cuenta que se necesita un enfoque práctico.

Si bien la lejía puede colorear el moho de color blanco para que ya no se vea, es necesario un fregado intenso para que los productos de limpieza entren en los pequeños poros del fregadero, matando la raíz del moho y eliminando los residuos de jabón. Un cepillo de dientes viejo es la herramienta ideal para esto, mientras que las baldosas deben limpiarse a fondo con un paño o una esponja.

Ahora que sabe cuán dañina es la lejía y que requiere la misma cantidad de esfuerzo de lavado que otros productos, ¿por qué no echa un vistazo a algunas alternativas más ecológicas?

Estos son algunos de los productos naturales que puede combinar con la grasa del codo para obtener los azulejos brillantes y la lechada transparente.

 

1. Bicarbonato de sodio

Para una limpieza ligera regular de las manchas de agua, residuos mínimos de polvo, todo lo que necesita es la acción suavemente abrasiva del bicarbonato de sodio.

Sumerja una esponja húmeda en un tazón de bicarbonato de sodio puro y use esto para restregar los azulejos, lavamanos y otras superficies de baños y cocinas. Enjuague bien o limpie bien con agua tibia.

 

2. vinagre

Entre los limpiadores naturales, el vinagre es uno de los más versátiles y efectivos. Su naturaleza ácida crea un ambiente que inhibe el crecimiento de moho, hongos y algunas bacterias. También es fantástico para disolver restos de jabón, depósitos minerales, manchas de agua y más.

Mezcla a partes iguales vinagre blanco destilado y agua en una botella y rocía generosamente sobre las superficies embaldosadas. Deja reposar unos minutos antes de fregar con un cepillo o una esponja. Las manchas extra resistentes pueden requerir la acción combinada de bicarbonato de sodio y vinagre.

El vinagre también funciona como un agente preventivo diario, así que asegúrate de rociar esta mezcla en azulejos y superficies de vidrio antes de salir de la ducha.

 

3. sal

La sal mata los organismos unicelulares, como el moho, al deshidratarlos. Sorprendentemente, para que esto funcione, el área alrededor del molde debe mantenerse húmeda mientras se aplica la sal.

Para baldosas u otras superficies planas, puede frotar el área con un paño húmedo y espolvorear sal, antes de restregar las partes enlechadas. Dejar actuar durante la noche antes de limpiar por la mañana.

Cualquier tipo de sales gruesas, incluidas las sales de Epsom, funcionarán.

 

4. Jugo de limón

El jugo de limón es uno de los favoritos entre los entusiastas de la belleza natural por su capacidad para aclarar manchas en la piel. Tiene exactamente la misma acción cuando se trata de azulejos: es un eficaz quitamanchas. Al igual que el vinagre, el jugo de limón fresco es de naturaleza ácida y crea un ambiente inhóspito para el moho.

Funciona mejor cuando se combina con bicarbonato de sodio.

 

5. Bórax

Este mineral natural es un producto de la evaporación estacional de los lagos de sal. Es altamente alcalino (con un pH de 9,3), por lo que el bórax es sumamente eficaz en la limpieza, desinfección y desodorización.

Usa el bórax de la misma manera que con el bicarbonato de sodio: sumerge una esponja húmeda en un recipiente con polvo de bórax y frota hasta que brillen los azulejos y el fregadero.

 

6. Agua oxigenada

Cuando todo lo demás falla en blanquear la pica y eliminar los mohos rebeldes, es hora de sacar el peróxido de hidrógeno. Típicamente usado para desinfectar cortes, el peróxido de hidrógeno es un fantástico fungicida y agente blanqueador.

Mezclar el agua oxigenada con harina blanca para crear una pasta espesa. Aplicar esto a el lavadero y los azulejos y cubrir con envoltura de plástico. Deja que funcione su magia durante la noche, antes de enjuagar bien con agua fría.

 

7. Limpieza a vapor

Un método increíblemente efectivo para eliminar la suciedad, los residuos de jabón, las bacterias y el moho, son los limpiadores a vapor que se basan en altas temperaturas y presión para hacer su trabajo.

Estas máquinas no requieren productos químicos en absoluto ya que basan su poder en el vapor de agua a altas presiones y temperaturas. Pueden ser una excelente opción para quienes tienen alergias químicas y al moho.

Si bien la limpieza con vapor es ideal para los azulejos y el fregadero, no es apropiada para juntas de silicona o superficies anodizadas o de esmalte.

7 formas de limpiar azulejos y fregaderos con productos naturales
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario